¿Qué significa la palabra Canopia? Los diccionarios no la recogen, seguramente por considerarla un anglicismo. Haciendo una búsqueda en la red nos encontramos con un artículo de Wikipedia denominado dosel arbóreo que define como el hábitat que comprende la región de las copas y regiones superiores de los árboles de un bosque; un lugar que alberga una flora y una fauna única y especializada que, por sus condiciones, no podremos encontrar en ninguna otra parte del bosque.

Según su densidad, esta parte bloquea la luz solar que reciben las plantas que se desarrollan más abajo y protegerlas de los vientos fuertes y de las tormentas, por lo que la canopia tiene un factor ecológico importante.

Tanto las condiciones que la hacen albergar especies endémicas, como su parte protectora, han servido de inspiración a los fundadores de Canopia Coop. V. para poner nombre a este proyecto colectivo y autogestionado en el ámbito rural que se materializa con la gestión del albergue La Surera localizado en Almedíjar.

El origen de este proyecto se remonta a la asociación Espacio Crisol, una iniciativa que surgió en 2013 del sueño de diversas personas para conocer y tender redes entre iniciativas orientadas al cambio social.

Los encuentros y reflexiones originados en este espacio pusieron de manifiesto la voluntad del equipo fundador para emprender este proyecto cooperativo que les ayudará a pasar a la acción y les permitiera abrir nuevos caminos dentro del ámbito social, económico y medioambiental.

De esta manera, en 2016 nace el Albergue La Surera con la idea de dotar de recursos económicos a la Cooperativa de Trabajo sin ánimo de lucro Canopia. Este albergue pretende convertirse en actor local capaz de dinamizar la economía y sostenibilidad de la zona.

A través de esta cooperativa, además de proporcionar un medio de vida para las socias y socios, pretende aportar su grano de arena al desarrollo local y sostenible de la Sierra de Espadán y de la Comarca del Alto Palancia.

Para conseguir estos objetivos, Canopia apuesta por el fomento de sinergias y dinámicas cooperativas con las organizaciones e iniciativas del entorno.

Su objetivo es diversificar, poco a poco, las actividades económicas de esta cooperativa alrededor de los siguientes ejes: turismo sostenible, gestión territorial y ambiental, recuperación, transmisión y puesta en valor de nuestro patrimonio natural y cultural, actividades artísticas y formaciones.

Para ellos, su proyecto destaca en los siguientes criterios de Economía Social y Solidaria: proximidad, integración social, transparencia participación en redes, ecología y sostenibilidad, horquilla salarial, equidad de género y democracia.

Lo argumentan asegurando que como organización se adhieren a los principios cooperativos que representan las pautas mediante las cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores de ayuda mutua, responsabilidad, democracia, igualdad, equidad, solidaridad, honestidad, transparencia y responsabilidad social:

  • Adhesión voluntaria y abierta.
  • Gestión democrática por parte de las personas socias.
  • Participación económica de socios y socias.
  • Autonomía e independencia.
  • Educación, formación e información.
  • Cooperación entre cooperativas.
  • Interés por la comunidad.

El proyecto es joven y todavía consideran que deberían mejorar en algunos aspectos relativos a comercio justo, finanzas éticas, gestión de residuos o eficacia energética.

Les gustaría utilizar más productos locales y ecológicos y mejorar en temas de eficiencia energética y gestión de residuos para que la gestión del albergue sea más sostenible y coherente con la propuesta económica de nuestra cooperativa. Sin embargo, el hecho de no ser propietarios del espacio no facilita este tipo de intervenciones, que además requerirían de inversiones importantes, y de momento han priorizado otros aspectos como mantener precios asequibles en el albergue o remunerar adecuadamente a los trabajadores. No siempre es fácil encontrar el equilibrio entre propuesta a largo plazo, disponibilidad del equipo, remuneración justa de las horas trabajadas y nuestra voluntad de construir un espacio abierto y democrático accesible a todo el mundo.

Las socias y socios de esta iniciativa afirman que su futuro está por escribir, pero les gustaría seguir creciendo en proyectos e ideas y encontrar compañeros de aventura comprometidos y convencidos de que lo local, lo colectivo y las redes de apoyo son necesarios para abrir o recuperar caminos olvidados hacia un mundo más justo, más solidario y más resiliente.

Además de tener a disposición un punto de partida para conocer Almedíjar y el Parque Natural de la Sierra de Espadán, su patrimonio cultural y natural, sus iniciativas locales, desde Canopia Coop.V. nos animan a visitar el albergue La Surera y/o a participar en la vida de su cooperativa para apoyar un proyecto colectivo y autogestionado en el ámbito rural que intenta visibilizar que la vida en el campo no pertenece al pasado sino que puede ser una respuesta a muchos de los problemas de nuestra época.

¿Te gustaría acompañarles en su camnio?

Canopia Coop. V.